CÓMO CUMPLIR NUESTROS SUEÑOS CON LA AYUDA DE LA SABIDURÍA DE LAS EDADES

       
    Nuestra falta de confianza en nosotros mismos nos lleva a confundir el "no sé cómo" con el "no se puede". Walt Disney dijo en una ocasión: "lo más divertido es lo imposible", supongo que quería de alguna forma aclarar la confusión que nos lleva, en el camino hacia nuestros sueños, a derrotarnos antes de dar siquiera el primer paso; cuando dice "lo más divertido" nos está dando una pista importante para librarnos de la confusión: desde la seriedad y la preocupación de la mente de adulto realmente lo que nos proponemos no es posible, pero si nos situamos en nuestra mente de niño y tomamos la varita mágica de su sabiduría, sabremos convertir con ella la situación en un juego, para así dar paso a la irresistible combinación de curiosidad y alegría, que subirá nuestro nivel mental y emocional por encima de la preocupación, con esto ya tenemos energía y perspectiva para saltar al nivel de lo posible.

"Si puedes soñarlo puedes lograrlo."
   Walt Disney

    Una vez ubicados en esta altura volverán a aparecer obstáculos que nos harán dudar de nuevo de poder alcanzar nuestros anhelos, el más duro será cuando un ser próximo y querido nos diga "esto que persigues es imposible", semejante "ayuda" penetrará en nosotros como el irresistible canto de sirenas del que tuvieron que defenderse Ulises y sus hombres, podemos hacer como el mítico héroe cuando ordenó a los suyos que le ataran al mástil, no conformándose con taparse los oídos y así no renunciando a la experiencia: atrevernos a sentir el canto de sirenas, como mástil emplearemos la sabiduría de nuestro adolescente interior, que cuando una autoridad le dice que algo que desea es imposible se crece y aumenta su decisión de continuar. Vencer, vivir, el canto de sirenas es conquistar la confianza en nosotros mismos.


En el viaje a Ítaca, a nosotros mismos, que representa el camino hacia nuestros sueños más atrevidos, tendremos que vencer el canto de sirenas, algo esencial para aprender a escuchar más a nuestro corazón auténtico que a los consejos de los demás. 

    Una vez alcanzada esta confianza nos irá bien la intuición que nos proporciona la sabiduría de nuestro gestante interior, que con su postura fetal nos enseña a recogernos sobre nosotros mismos y así nos ayuda a conectar con nuestra propia "intranet". La sabiduría del anciano nos proporcionará la visión de conjunto, holística, que nos facilitará encontrar las piezas, los sueños de otras personas, que encajan con la nuestra, nuestro propio sueño, haciéndonos ver que en el fondo trabajando por nuestro anhelo estamos también sirviendo a los demás. Por último, la sabiduría de nuestro adulto interior nos ayudará a generar estructuras sólidas para que nuestro sueño tenga unos fundamentos a prueba de vientos y mareas.

      Fíjate, querido lector, que el orden es importante: han sido necesarios primero el niño y el adolescente para vencer los "imposibles", luego hemos dado paso a las demás Sabidurías de las Edades. Como ves tenemos en nuestro interior unos recursos muy interesantes y potentes, ¿te animas a ir desplegando la Sabiduría de las Edades en tu vida ...? Necesitarás entrenarte, pues es un conocimiento absolutamente nuevo, pero verás que merece la pena, ya me contarás ...


     

EL SUEÑO DEL "PEQUEÑO PRÍNCIPE"

       
      Todos tendemos a crearnos un concepto del mundo y a meternos dentro de él, convirtiéndonos, sin darnos cuenta, en habitantes de uno de esos diminutos planetas que visitaba el "Pequeño Príncipe". Es necesario darse cuenta de esto si queremos entender este mundo lleno de mundos en el que hemos nacido. El problema comienza en no habernos dado cuenta de que nuestras experiencias son guiadas por nuestras creencias, por eso en general se cumple aquello en lo que creemos, siempre y cuando esas creencias tengan ya raíces en nuestro inconsciente; a la luz de este razonamiento podemos decir que los micro-planetas del "Pequeño Príncipe" no son más que creencias autorrealizadas.




      Querido lector: ¿qué te parece examinar los límites de tu micro-planeta ... expandir tu mirada más allá de ellos .... hacer como el "Pequeño Príncipe" y salir de tu minúsculo hogar ...? ¡Hay vida fuera de tu micro-mundo!

      Si todos reconociésemos las creencias en las que nos hemos encerrado y tuviésemos el valor de salir de ellas, podríamos por fin conocernos los unos a los otros sin prejuicios, y así crear un mundo que verdaderamente podríamos llamar de todos, tal vez era éste el sueño del "Pequeño Príncipe" 
  


FIESTAS PARA CELEBRAR LO QUE YA HA OCURRIDO EN NUESTRO FUTURO

 
      Hemos heredado un concepto de fiesta que está siempre referido al pasado, como el mismo concepto de cultura; es necesario empezar a cambiar esto. El paradigma en el que hemos sido educados está basado en el materialismo y esto nos lleva a creer que sólo vivimos lo que recordamos haber hecho empleando nuestro cuerpo físico, de esta forma si me imagino un futuro anhelado con todo lujo de detalles no creo haberlo vivido, situando así lo imaginado en el mundo de lo no real. Esto no es así en los Nuevos paradigmas del Conocimiento, que no están basados en la materia como origen de todo, sino en la sutil conciencia.
     Si nos vivimos como conciencia todo lo que imaginamos forma parte también de nuestra realidad, así cada vez que viajamos con nuestra imaginación al futuro lo hacemos a una realidad paralela a la de nuestro cuerpo físico, sin embargo como en el proceso empleamos a nuestro cerebro y éste segrega, como consecuencia de nuestros pensamientos, múltiples compuestos químicos, nuestro organismo también participa en una pequeña parte de nuestra expedición al futuro.

Nuestro futuro es una auténtica realidad a la que podemos saltar con nuestra conciencia, como Mary Poppins y sus compañeros hicieron sobre una pintura, que cobró vida al sentirse habitada por una conciencia humana que se sabe más que materia. Hemos de desmaterializar el concepto de ser humano para poder vivir el futuro como parte de nuestra realidad cotidiana, una realidad paralela a la de nuestro cuerpo físico.

     Se ha hablado mucho del poder del ahora, pero la verdad es que como conciencia que somos estamos constantemente habitando tanto nuestro pasado como nuestro futuro, así pues tenemos un poder del pasado y un poder del futuro, que sabia y conscientemente empleados nos pueden ayudar a ampliar nuestra vida a dimensiones de las que la educación que recibimos nunca nos habló: se abre ante nosotros todo un mundo nuevo para una humanidad muy distinta. En este nuevo mundo no será extraño tener fiestas en las que se celebre un futuro aún no encarnado, pero sí vivido desde nuestro poder del futuro. También tendremos un concepto de cultura no sólo referido al pasado, a las personas se las educará para ser creativos culturales y, por lo tanto, con parte de su presencia en futuros probables: la imaginación se entrenará como pasaje a esos futuros, sabiéndonos conciencia capaz de vivir en mundos no físicos, de esos mundo sutiles traeremos información para encarnarlos con nuestro cuerpo físico. El Paradigma de la Conciencia nos ha de llevar hacia una humanidad increíble, llena de sorpresas, en la que cada ser humano podrá brillar con luz propia.
    ¿Qué te parece, querido lector, empezar a vivir tus futuros anhelados como realidades paralelas a las que vives con tu cuerpo físico..? De esta manera podrás hacer realidad aquello que un sabio del pasado dijo: "creed que lo habéis obtenido y se os concederá", o tal vez deberíamos decir: vívelo en el futuro como una realidad y lo encarnarás en tu presente."




¡ PERMÍTETE IR MÁS ALLÁ DE TUS LÍMITES !


      Hemos sido educados para desconfiar de todo aquello que no es capaz de explicar nuestro sistema de creencias, llegando incluso a censurarlo, de esta forma este sistema se protege a sí mismo, cortando el paso a cualquier posible cambio en la forma de ver al mundo y al ser humano, es el sistema inmunitario de nuestras creencias.
   Ha llegado el momento de superar la barrera de protección de nuestras creencias, para así dejar de estar sometidos a ellas. Su sistema inmunitario es muy hábil: nos hace sentir miedo cuando pisamos la raya de lo prohibido, si esto falla entonces nos hace sentir culpables a través de la moral o de la pertenencia al clan, así logra mantener al "rebaño" en su redil.

Cuando alcanzamos un cierto nivel de autoconocimiento y el anhelo de ser auténticos es más fuerte que el sistema de pertenencia al clan, una fuerza interior nos impulsa a liberarnos de los límites en los que nuestra educación nos ha encerrado; nuestro sistema de creencias se nos ha quedado tan pequeño que nos ahogamos en él: ha llegado el momento de saltar de la "pecera", de pisar las rayas que el "rebaño" no se atreve.

     Querido lector:  ¿qué raya prohibida podrías pisar hoy mismo … ? Te recomiendo empezar por una de las más fáciles, y luego ir aumentando la dificultad en días posteriores. Para lograrlo puedes recurrir al poder de tu adolescente interior, él sabe siempre cómo encontrar la forma para situarse sobre lo prohibido ¡Ánimo, permítete ir más allá de tus límites!
  





NO HAY QUE CONFUNDIR PRESENCIA CON VIVIR EL AHORA

 
      Nuestra presencia, más allá de nuestro cuerpo físico, puede estar en cualquiera de los tres tiempos: pasado, presente o futuro. En español el hecho de llamar presente al ahora ayuda a generar la confusión entre presencia, que es algo que trasciende lo temporal, y el ahora. No tiene sentido hablar del poder del ahora, sino del poder de nuestra presencia, que puede habitar cualquiera de los tres tiempos. Si el futuro no fuese algo tangible para nuestra mente y sentir, no podríamos detectar en nuestro interior los sueños y anhelos que al realizarse en el ahora, con el auxilio de la experiencia del pasado, nos han enriquecido como personas y como humanidad.

El pasado y el futuro no han de ser una carga, para ello es necesario limpiarlos de miedos y proyecciones de nuestros estados de necesidad. Hay que reinterpretar nuestro pasado hasta que logremos embellecerlo, de esta forma despejaremos nuestro futuro de limitaciones del pasado. Una vez vayamos avanzando en este proceso serán nuestros "nuevos" pasados y futuros quienes nos empujen y propulsen en la dirección de nuestros sueños, de los anhelos de nuestro corazón auténtico.
     Si hay tres tiempos no es para que uno prevalezca sobre el otro, sino para que puedan relacionarse y enriquecerse entre sí, a través, claro está, del poder de nuestra presencia en los tres. Si en las tradiciones espirituales y en la llamada Nueva Era se ha dado prioridad al ahora es por una de las leyes de la Dualidad: dar brillo a una parte de un todo a costa de quitárselo a las otras partes, si nos fijamos bien veremos como este principio del paradigma, en el que todos hemos sido educados, está expresándose constantemente a nuestro alrededor; de hecho a veces se ha dicho, en el tema que nos ocupa en este escrito, que el tiempo que no existe es el ahora, puesto que no se puede acotar temporalmente: en el momento que queremos medirlo estamos o bien en el pasado o bien en el futuro. La explicación a esto está en el hecho de que el ahora actúa como un eje de simetría entre el pasado y el futuro, es como si éstos fuesen las hojas de un libro, con dos dimensiones, y el ahora fuese como una línea, esto le da a este último un carácter diferente a los otros dos tiempos, pero no le quita importancia y mucho menos lo hace inexistente.

Los tres tiempos, iluminados por nuestra presencia,  pueden interpretar una bella danza, sin  jerarquías entre ellos nos darán lo mejor de cada uno.