NUESTROS SUEÑOS Y EL LIBRO DE LOS FUTUROS POSIBLES



      En el libro de los futuros posibles están escritos los sueños de la humanidad. No están expresados en ninguna de las lenguas que conocemos, sino en una universal sólo descifrable desde la inocencia, ya que estos sueños son para crear una humanidad más allá de la experiencia, de los sufrimientos del pasado, de las expectativas de las viejas creencias, de la competitividad entre las personas y los pueblos …  en definitiva, son futuros para una humanidad que ha superado la dualidad y los dramas.


     Para aprender esta lengua, que nos permite descifrar los sueños que nos esperan en nuestros corazones, es necesario reeducarnos, cambiar nuestra forma de ver al mundo y a nosotros mismos. Un cambio tan profundo de mirada sólo se puede hacer iniciando un gran viaje de exploración hacia nuestro universo interior, esta vez sin autoridades que nos marquen lo que es importante, sin paternalismo que al querer protegernos en realidad nos alejan de nuestra propia esencia. Es un camino de empoderamiento en el que cambiamos las actitudes de víctima por las de sentirnos creadores de nuestra vida.
        Para andar este camino necesitamos que nuestro ego entre en comunicación con su esencia, con el maestro de sabiduría que todos llevamos dentro, un maestro que  a diferencia de los exteriores no necesita revestirse de autoridad, de la misma forma que un bebé no siente necesidad de ropa que oculte su cuerpo, pues no tiene nada de qué avergonzarse. Sólo desde esta inocencia, desde esta mirada pura, se pueden leer y descifrar para nuestra mente los grandes sueños que conducen a una humanidad feliz.
     ¿Qué te parece, querido lector, ir aprendiendo esta lengua del corazón para buscar y saber leer en el libro de los futuros esos sueños que te corresponden a ti, esos sueños con los que puedes construirte un camino de felicidad y a la vez entregar al mundo el gran regalo de tu propia esencia, algo que ayudará a los demás a creer que ellos también poseen sueños esperándolos. De esta forma, una alfombra de sueños cumplidos se desplegará para que sobra ella puedan andar y disfrutar de la vida las próximas generaciones. Imagínate todo esto cuando hoy andes por la calle, cuando te cruces con algún niño, cuando saludes a alguien … sonríe, sonríeles… recuerda que tus sueños están esperando ser descifrados en el libro de los futuros posibles, ¿por qué conformarse con sombríos futuros cuando puedes conocer tus propios sueños …? 





HUMOR Y SABIDURÍA EMOCIONAL, UN EQUIPO INVENCIBLE



        La mayoría de los conflictos lo son porque los vivimos desde la gravedad del drama. Para quitarles "peso" contamos con el gran poder relativizador del sentido del humor, que al aligerarnos nos permite elevarnos, ver los acontecimientos desde mayor altura. Desde esta perspectiva aérea podemos añadir a nuestra experiencia una mirada pura, sin juicios, es decir, enfocar lo ocurrido desde la sabiduría emocional.  Con estos dos ingredientes: humor y sabiduría emocional, el conflicto se evapora como el rocío ante el sol; la  fuerza de gravedad de la dualidad es vencida por la ligereza de lo vivido.


      Querido lector, ¿qué tal un ejemplo práctico de todo esto...? Si te apetece te invito a entrar en la clase de José Luis, un profe muy especial, que en estos momentos les va a explicar a sus alumnos, también muy especiales, cómo un guardia urbano logró salir de una situación problemática en poso segundos, haciendo uso del "equipo invencible": el humor y la sabiduría emocional, haz clic en lo siguiente para entrar en el aula:
http://creativas12.blogspot.com.es/2009/09/como-con-el-humor-transmutar-la.html
 
 

DESVELANDO FUTUROS A TRAVÉS DE NUESTRA SONRISA



         Si queremos habitar entre todos nuestros futuros posibles uno de paz y alegría, hemos antes de incorporar a ambas en nosotros, pues las cualidades que deseamos para nuestro futuro son precisamente las puertas a él. Los futuros que anhelamos en nuestro corazón ya existen, tan sólo necesitamos atraerlos, como si fuésemos imanes, viviendo las cualidades correspondientes, por eso cuidar nuestro estado de ánimo es la llave a nuestra felicidad. 


        Te preguntarás, querido lector, cómo se puede tener un buen estado de ánimo en medio de grandes dificultades. La respuesta es más sencilla de lo que parece. Si de niño deseabas ser médico ¿qué hacías ...? Muy simple, jugabas a serlo con tu imaginación .... las sensaciones recibidas eran idénticas a las que habrías obtenido logrando tu deseo. La clave para alcanzar un futuro anhelado está en saber utilizar el poder de nuestras emociones y en empezar a dar simultáneamente los pasos que nos lleven hasta él, lo primero es garantizado por  el imán de nuestro estado de ánimo, que atraerá mediante nuestro imaginar sentido las cualidades que deseamos, lo segundo nos proporciona el puente que nos permitirá andar el camino. En definitiva, es poner a andar juntos a nuestro Quijote y a nuestro Sancho, una pareja, que apoyada por nuestro corazón, se torna invencible ante las vicisitudes. Todos nuestros futuros posibles, incluso los que no vemos ahora debido a nuestro estado de ánimo, son realizables, ¿por qué entonces no empezamos por cambiar nuestro ánimo y por sondear nuestros futuros posibles con una enorme sonrisa ...? Pruébalo, te puedes sorprender hallando futuros que antes te eran invisibles ... 





DESPIERTA A TU REY MAGO



      Dentro de cada uno de nosotros duerme una parte que está creando sueños para una nueva humanidad, para un mundo que ha aprendido a vivir desde el corazón y que ve en cada ser humano una fuente de sabiduría, para un futuro en el que en vez de competir nos enriquecemos los unos a los otros. 


      Querido lector, si sientes esta parte de ti ¿qué esperas para despertarla, para que entregue ya sus sueños, para que te haga feliz y abundante ...? Hoy mismo puedes despertarla y hacer que te cuente esos sueños cuya realización son tu mayor riqueza en esta vida. ¿Por qué renunciar a ser ese Rey Mago que duerme en ti, que trae los regalos que espera la humanidad ...? ¿Qué te parece mirar hoy a los demás sintiéndote ese Rey Mago, sintiéndote poseedor del regalo de tus sueños y por lo tanto también donador de ellos ...? Si lo haces te entrarán ganas de reír, al estilo de Papá Noel, y los demás se preguntarán qué te pasa ... ¿acaso le habrá tocado la lotería y no nos ha dicho nada ...? Juega a ser Rey Mago, para que su majestad despierte en ti y ... ¡pásalo en grande! Eres más rico e importante de lo que crees, tus sueños lo avalan.





DEJAR DE ESCUCHAR AL OTRO PARA SENTIRLO



      Probablemente hoy te encuentres con alguien que no te diga nada nuevo, hasta puedes ser tú mismo aburriéndote de tu propio discurso. Sus palabras se repiten mientras tus juicios hacia él aumentan, por cierto son también los mismos de siempre. En esos momentos no vives, sino que revives, has cambiado la frescura y la sorpresa de la vida por un viejo serial. ¿Qué solución tenemos ante esto? Pues la misma que ante un programa de televisión que no nos gusta, cambiar de canal, variar la frecuencia con la cual sintonizamos.
      Alejémonos del aburrido y viejo discurso de nuestro interlocutor, vayamos apagando su volumen, y empecemos a fijarnos en los ojos del otro, ahora ya libres de sus aburridas palabras vayamos también bajando el volumen de nuestros juicios sobre él. Sintonicemos con la frecuencia de la mirada inocente, centrémonos en descubrir lo que de él desconocemos. Imaginémosle como un universo a descubrir y con nuestra mirada pura, recuperada de la desintegración de nuestros propios juicios, contemplémosle de nuevo ... finalmente observemos su mirada, iluminémosla con la frescura y pureza de la nuestra y .... sintámosle con la fuerza de nuestro corazón... ¡ahora todo es diferente!


       Desde nuestra nueva sintonía dejemos que nuestras palabras broten de nuestro corazón, sin importar interrumpir al otro en su discurso, reconduzcamos la conversación hacia la frescura de lo nuevo y lo desconocido ... sorprendamos a nuestro interlocutor con un nuevo personaje traslúcido a nuestro corazón ... ¿Te imaginas la cara de asombro del otro ...? Seguro que se olvida de su viejo discurso, seducido por la magia de un nuevo y auténtico encuentro. 
    Querido lector, ¿qué te parece probarlo hoy mismo ...? Conversaciones aburridas y rancias no te han de faltar, ¿por qué no convertirlas en encuentros mágicos e inolvidables ...? Es sencillo, tan solo hay que cambiar nuestra sintonía y dejar de escuchar al otro para sentirlo ... 


 

SONREÍR A LAS ESTRELLAS PARA RECORDAR NUESTRA DIVINIDAD



      Una ciencia dirigida por la utilidad dirá que los dientes sirven para morder y masticar. Una ciencia que desee comprender la belleza de la vida verá en los dientes el don de poder expresar la alegría mediante la risa. Es la diferencia entre vivir para subsistir y vivir para entregar al mundo nuestra esencia.


       Hoy, querido lector, puede ser un día para meramente sobrevivir o una gran oportunidad para que riegues con tu alegría la vida. En el primer caso las semillas de tus sueños bajo la tierra de tu tiempo permanecerán durmiendo en su oscuridad, en el segundo el agua de tu esencia las despertará y brotarán en busca de la luz de tu sonrisa. Ríe, ríe … para que el sol de tus dientes las guíe, las haga aflorar por encima de la tierra de tus necesidades y se dirijan hacia el cielo de tus anhelos, ese que guarda las estrellas de tus tesoros:  sueños y estrellas siempre se terminan encontrando. Por eso, si algún día estás triste, no lo dudes, sonríe a las estrellas, ellas siempre guardan tu esencia y te recuerdan tus sueños. Un ser humano que ha olvidado sus sueños ha perdido el contacto con su divinidad y está condenado a vivir sometido a los estados de necesidad de su ego, a menos, claro está, que empiece a sonreír a las estrellas…



NUESTRA CAJITA DE MÚSICA

    
     Dramatizar la vida es una cualidad del ser humano que le otorga la gravedad suficiente para experimentar el sufrimiento. Sonreír de corazón, en cualquier circunstancia, es el don que le permite escapar del sufrimiento sin luchar contra él.



       Querido. lector, te invito a probarlo cuando las circunstancias te aprieten y pienses que es imposible sonreír ... justo ese es el momento en que puedes abrirte a la magia de tu corazón, él no está sometido a los imposibles de la mente y de las emociones . ¡Ah...recuerda que ha de ser sin lucha ... es como abrir una cajita de música y que empiece a sonar... Ya me dirás ...

   
  


LA DIFERENCIA ENTRE DESEAR Y CREER


      Cuando deseamos algo hay posibilidades tanto de conseguirlo como no; mantener un deseo a toda costa nos puede llevar a quedar atados, incluso esclavizados a él, muchas corrientes espirituales nos han avisado de este peligro. Para evitar esto es importante preguntarnos sobre el origen del deseo correspondiente, si es fruto de los estados de necesidad del ego nos puede conducir a un auténtico laberinto, tanto si lo conseguimos como no.
      Creer en algo que aspiramos a conseguir es muy diferente, ya la palabra en sí mismo nos conecta con otra: crear. Por ejemplo, no es lo mismo desear curarnos que creer en nuestra curación, en este último caso nuestro compromiso es más profundo, exige poner en juego nuestra propia esencia. 


       Sólo creyendo en nuestros sueños podemos llegar a alcanzarlos, a crearlos en nuestra realidad cotidiana. Creer en alcanzar un logro implica un verdadero cambio en la estructura de nuestra mente, mientras que desear puede estar sólo atendiendo a las necesidades de viejas creencias.

Mientras que las creencias limitantes nos encierran en los estados de necesidad de nuestros deseos, las creencias que están en armonía con nuestro corazón nos liberan de los imposibles que niegan nuestro propio poder.

       Querido lector, creer en lo que sientes en tu corazón te sitúa más allá del mundo de los deseos, convirtiéndote en un auténtico creador de realidades nuevas y frescas. No te contentes simplemente con desear algo, cree en el poder de tus sueños. cree para crear, para hacer oír la música de tu corazón en tus creaciones, para reconocerte en tu propia creación, para convertirte en un regalo para la vida ...




LAS DOS ALEGRÍAS



            En el corazón tenemos una fuente inagotable e incondicional de alegría, independiente de nuestras experiencias positivas o negativas, inalcanzable para los dramas de nuestra mente ... incluidas las enfermedades.



         La mente también tiene una posible fuente de alegría: el humor. Gracias a ella podemos relativizar todo y, así, conseguir ver el drama desde una altura suficiente como para no quedar atrapado en su laberinto. Pero para que el humor nos traiga alegría inocente y profunda es necesario que esté exento de todo juicio a las personas: podemos reírnos de los papeles que hacemos, pero no de lo actores que los interpretamos. Si queremos que esta alegría además se devenga sabiduría y sensibilidad hemos de conectarla con la de nuestro corazón.
       Querido lector, ¿te apetece conectar las dos alegrías ...? Si lo haces tu risa será indestructible ... y tu mirada mostrará el poder de tu corazón  

  

EDUCAR PARA RENACER LA HUMANIDAD



    La  ética sin corazón nos ayuda a respetarnos, pero no garantiza la felicidad ni la plenitud como ser humano; además no acaba con la desvalorización a través de la culpa y los juicios ; en cambio vivir desde el corazón hace pura, sabia y alegre nuestra mirada, convirtiendo en innecesaria la ética. Todos disponemos de ese corazón, el día en el que la educación enseñe a quitar los obstáculos, que nos impiden comunicarnos abiertamente con él, la humanidad volverá a nacer.

Una nueva humanidad espera detrás de la puerta de los juicios, su mirada es pura y en su inocencia está su poder. ¿A qué esperamos para abrirle paso ...?

 
 
   


DE LA LUZ DE LA EXPERIENCIA A LA DE LA INOCENCIA, UNA SALIDA A CUALQUIER CRISIS


       Querido lector, si en estos momentos hay problemas de los que no  sabes salir probablemente sea debido a tu experiencia, Sí, has leído bien ... hemos sido educados en la dualidad y eso nos ha llevado a considerar a unas  palabras como enteramente positivas y a otras como enteramente negativas, de esta forma podemos jugar a lo bueno y a lo malo y así construir y vivir nuestros dramas. 
       La experiencia nos habla de unos resultados interpretados por unas expectativas que, a su vez, son fruto de unas determinadas creencias, basadas en su mayor parte en la dualidad. Cuando entramos en una crisis significa que la experiencia ha dejado de servirnos como faro que ilumina nuestro andar hacia el futuro, que es lo mismo que decir que nuestras interpretaciones de la vida han dejado de lucir, la experiencia no puede decidir nuestros próximos pasos. 
       LLegados a este punto no tenemos que desesperarnos porque la experiencia no es ni mucho menos todo, es sólo una parte de nuestra sabiduría, la podríamos llamar la del maduro. En nuestro interior vive otra sabiduría que nace de más allá de nuestras experiencias, es en sí misma una mirada pura en el sentido de no estar divida por la dualidad y sus juicios, es la sabiduría de la inocencia, la que posee nuestro niño interior. Este saber es el faro que hemos de encender cuando la luz de nuestra experiencia declina, con él somos capaces de ver futuros no limitados por la "prudencia" del maduro, cuando alcanza la suficiente potencia tiene el poder de desvelarnos, ahí delante... , los más hermoso y atrevidos sueños.


       La luz de la inocencia nos puede mostrar ignotos caminos, en los que adquiriremos nuevas experiencias que servirán a nuestro maduro para desarrollar nueva sabiduría:  las sabidurías se apoyan entre sí.
       Así que ya ves, querido lector, no te desanimes si tu experiencia no sabe sacarte de algo, sencillamente esto es el indicador de que ha llegado el momento de consultar con ese niño/niña que todos llevamos dentro y dejar que su luz nos muestre nuevos caminos. Si confiamos suficientemente en él no sólo nos sacará de nuestros problemas "imposibles", sino que puede incluso hacerlo mostrándonos sueños que ni imaginábamos poseer. Ahora bien, para arrancar esos sueños, para iniciar sus primeros pasos, necesitaremos del arrojo de otra sabiduría: la de nuestro adolescente interior, pero eso será tema para otro día ...