NADA PUEDE LIMITAR A LA AUTÉNTICA VIDA



     No hacen falta determinadas condiciones del entorno para que la vida tenga lugar, es la vida quien condiciona a todo lo demás. Para darse cuenta de esto basta salir del cerco del materialismo y percibir la danza de los átomos que supone la nutrición y la respiración:  nuestra vida no está en esos átomos, pues salen y entran constantemente en nuestro cuerpo sin que la vida se nos escape. Cuando morimos no “mueren” los átomos, es la vida que ha decidido abandonar su danza de la materia.
  

  

     El proceso que sometió la mirada científica al materialismo encerró también el concepto de vida; ahora los Nuevos Paradigmas del Conocimiento lo liberan. La vida es la misma conciencia expresándose en diversos niveles, que deje de hacerlo en uno, por mucho que lo llamemos muerte, no significa su desaparición.
      De hecho, nuestro corazón nunca ha caído en el velo del materialismo, se ha negado siempre  a aceptar la muerte como la negación de la vida. Entonces … ¿por qué sufrimos la muerte de seres queridos? La educación recibida, a través de su transmisión de creencias, ha separado al corazón del ego, y éste ha tenido que crear en su seno un sucedáneo del corazón original. Esta copia ha generado sus propios sentimientos, supeditándolos a las creencias con las que ha sido estructurado el mismo ego, es un sentir condicionado, sin libertad, por eso las personas han podido ser manipuladas a través de sus “sentimientos”; sólo así se puede explicar que millones de personas acepten ir a la guerra contra otras a las que ni siquiera conocen. El miedo a la muerte, el sufrimiento que provoca, la amenaza que vemos en ella … todo, es fruto de esta situación.
      Hemos separado la vida, encerrándola en conceptos, de nuestro auténtico sentir. A partir de ahora, para que una teoría científica sea aceptada deberíamos exigirla que no vaya contra lo que sentimos en nuestro corazón. Querido lector, ¿te has preguntado alguna vez cuántas cosas de las que aprendiste en la escuela, y tal vez en la universidad, no pasarían el visto bueno de nuestro sentir …? ¿Por qué crees que nunca llegaste a hacerte esta pregunta …? 

    



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada