HABLAR ILUMINANDO LOS OJOS DE QUIEN TE ESCUCHA


 Estamos inmersos en un grandioso instrumento musical, con infinidad de cuerdas: el aire. Cuando hablamos tenemos la oportunidad de tocar en él armoniosas melodías  o disonantes ruidos.
   Querido lector, te invito a  sentir a tus próximas palabras pronunciadas como una hermosa composición musical: cierra los ojos e imagínate que tocas las "cuerdas" del aire que te circundan con delicadeza y a la vez potencia, como si tocases un arpa del tamaño del universo, las palabras que vas a pronunciar forman parte de una canción que vas a entregar al mundo, es el regalo de tu aroma . Deja que la música de tu corazón suba hasta tu garganta y haz de cada palabra pronunciada un paso de tu danza, de tu danza de la vida ... es una danza única que hace de tus palabras un regalo para todos. Ahora habla durante un rato, sintiendo que todo el universo es un arpa en la que tocas tu propia danza, lo que digas ahora es pura poesía.
      Practica esto a solas con asiduidad, cuando te sientas seguro en tu nuevo arte vocal prueba a hablar a una persona con este sentir cultivado, deja que tus palabras dancen tu propia melodía ...  ¡el resultado te sorprenderá !.. habrás descubierto una forma de hablar más allá de los juicios y la dualidad , las personas te escucharán como nunca.. sus ojos empezarán a brillar como luceros en la noche, iluminados por su belleza interior que no puede evitar salir a recibir a tus palabras, su mirada se tornará inocente y tú podrás hablar sin miedo a los juicios ... como si te dirigieses a un niño ¿No te lo crees ...? Practica y ya me contarás ...  

 
Cuando nuestras palabras siguen las melodías de nuestro corazón y no son fruto de los estados de necesidad de nuestro ego, sino de la abundancia de nuestro ser, tienen el don de iluminar los ojos de quienes nos escuchan y hacernos sentir a la vez inocentes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada