DOS FORMAS DE RESOLVER CONFLICTOS: LA DEL GUERRERO Y LA DEL PACIFICADOR


     En Dualidad hay dos maneras de tratar de resolver un conflicto. La primera consiste en que uno de los dos polos que luchan se imponga sobre el otro: es el camino del guerrero, que sólo puede ser vencedor o vencido. La segunda consiste en que los dos polos dialoguen, reconociéndose mutuamente como iguales en derechos; de este diálogo nace un compromiso que beneficia a ambas partes: es el camino del pacificador, en el que no hay derrotados, pues no se busca un vencedor, sino una solución sabia.


   Saber manejar con sabiduría tanto a nuestro guerrero como a nuestro pacificador nos permite eliminar el drama de nuestros conflictos, abriéndose el camino a vivirlos como una aventura a disfrutar, como un encuentro con el otro que nos enriquece a ambos, como una forma de expresar la nobleza de nuestro corazón.



Nelson Mandela empezó como guerrero, con su  mano cerrada, como el samurái que sostiene la espada preparado para morir por su causa, dispuesto a derrotar a su enemigo a toda costa...




... Pero su larga estancia en la cárcel le hicieron descubrir al pacificador que había en su interior: conoció al hombre blanco desnudo, sin su máscara de enemigo, y su mano se abrió dejando caer la espada, mostrando un poder más grande que el de ésta, pues no necesita humillar a nadie: el poder de un corazón libre, el único que conduce a la auténtica libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada