FLORECER, LO MÁS NATURAL


        
       Si la semilla no hubiese decidido dejar de serlo, nunca hubiésemos conocido la belleza de la flor. Si no hacemos que nuestros sueños dejen de serlo para convertirse en realidad, nunca podremos descubrir nuestra propia belleza creadora. ¿De qué sirve a la semilla serlo eternamente …? ¿De qué sirve a nuestros sueños dormir …?

¿Cómo sería una humanidad florida, ofreciendo todos nuestra natural belleza, sin dudar de ella, dejándonos ser  ...?
  
      Vivir sin florecer es negarnos nuestra propia belleza. Mirar la vida sin sentir nuestra belleza es renunciar al poder de nuestros ojos, ¿quién quiere vivir ciego …?
      Vivir sin florecer es negar nuestro aroma a los otros, esconderles nuestros colores, ocultar nuestras más bellas formas. ¿Por qué perder el ofrecernos flor a los demás …?
      Vivir sin florecer es renunciar a ser fruto, privar al mundo de nuestro sabor, de nuestra textura, de nuestro alimento … ¿Por qué negarnos este disfrute …?
     Vivir sin florecer es renunciar a hacer de nuestra vida una nueva semilla, una nueva promesa de ser una flor diferente.
     Querido lector, florecer no es difícil, es lo más natural, tan solo hay que perder el miedo a mostrarnos tal como somos en nuestro corazón. ¿Te atreves …? ¿Por qué no hoy mismo? Nadie, excepto tú, puede impedir que florezcas. ¡Va! No nos prives de tu belleza, no te niegues tu esencia … ¡Ya siento tu aroma …!    
  



  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada