SINTIENDO LAS NUEVAS TIERRAS A CAMINAR



      Ante nosotros se despliega un nuevo mundo: las desconocidas tierras sobre las que caminaremos a lo largo del 2013. Nuestros pies aún no las tocan, se encuentran en vilo, balanceándose en la duda, esperando que les demos dirección. Oteamos desde lo alto de nuestra imaginación, que debe decidirse por la puerta de los deseos de un ego temeroso o por la puerta de un corazón intrépido. Al ego la crisis le está acorralando, busca seguridad en un territorio que no hace más que temblar bajo él, no ve claro donde encontrarla, ni siquiera a dónde huir. Una vocecita le susurra que hay otra manera de vivir, de vivir sin miedo, incluso en la más temible de las crisis. 


       Nuestro pobre ego desempoderado no logra apenas escuchar la voz, sin embargo le produce una gran calma, la siente como una música que le trae paz y a la vez poder; esta agradable sensación  le insta  a  intentar escucharla atentamente, dejando de prestar atención a tantas amenazas que le acorralan. Se sorprende al descubrir que al hacerlo se empieza a sentir seguro, con la seguridad de quien llega a su hogar tras haber sufrido miles de aventuras y desventuras, se siente acogido y simultáneamente  libre … siente un viento fresco, limpio … su mente se despeja, su mirada se agudiza … una luz cálida le reconforta.
       Por vez primera en mucho tiempo se siente verdaderamente seguro y se percata de la gran oportunidad que esto le supone. Ahora puede escuchar la voz de su corazón, más allá de creencias limitantes y de las cadenas del miedo. Ya no teme a las desconocidas tierras del 2013, pues en ellas en vez de peligros ve oportunidades. Se dice a sí mismo: ¡Qué tierras más hermosas para descubrir y cumplir mis sueños! Ya lo tiene claro: le dice a su imaginación que se dirija hacia la puerta del corazón intrépido y la abra … está deseando explorar esas tierras, sueña ya en los caminos que abrirá su caminar, siente ya en la planta de sus pies la frescura de una tierra fértil a su imaginación.
      Querido lector, te deseo muy felices descubrimientos y creaciones en estas nuevas tierras, que esperan las semillas de tus sueños para darles los nutrientes que los harán realidad. ¿Te animas a decir a tu imaginación que abra la puerta del corazón intrépido …?
 
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada