MIRADA PURA: LA LIBERTAD IRRENUNCIABLE



      Sentir al otro más allá de los personajes creados por su ego es como abrir una ventana al amanecer y respirar el aire puro de un nuevo día. Descubrir esta pureza en las personas, respirarla, mientras las contemplamos nos sitúa más allá de cualquier conflicto y drama, nos eleva por encima de la dualidad y nos permite ver el mundo desde la mirada pura. Esta mirada nos pone en contacto con nuestra propia sabiduría y nos libera de vivir sólo para satisfacer los estados de necesidad del ego desempoderado, en definitiva, nos abre la puerta a vivir desde la abundancia de nuestros dones y a sentir la presencia de nuestro auténtico ser.


      ¿Qué te parece, querido lector, empezar a practicar la mirada pura ... dejar de ver en blanco y negro y sentir la vida en arcoíris ... ?  Si no lo logras no te juzgues, ríe como lo haría un niño ante un payaso que le muestra que lo que los mayores llaman importante no es más que un juego del que han olvidado cómo salir. Siente tu experiencia como un juego y verás que la tímida inocencia se irá acercando hacia ti, ganando confianza, hasta que descubras una ráfaga de mirada pura ... a partir de ahí la buscarás sin cesar, porque nadie renuncia a la libertad después de haberla vivido.
  



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada