EL PODER DEL FUTURO



       Un presente que no gusta e incluso inhabitable no tiene que ser un freno a un futuro bien diferente. La imaginación no es algo que surja de la nada, imaginar hacia adelante nos pone en contacto con futuros posibles que ya existen en otras dimensiones de la conciencia.

       Para acceder a futuros de felicidad, mediante nuestra imaginación, ésta se tiene que desarrollar en un medio emocional adecuado. Difícilmente vamos a dirigirnos hacia un futuro más agradable si estamos anclados en el pesimismo: es el poder del presente negándonos un mañana diferente. Frente a esto tenemos el poder del futuro que nos puede atraer como un imán hacia nuestros sueños, siempre que pongamos nuestra pasión y alegría en ellos. 


       Lo que nos saca de un presente sin ilusiones es aquello que es más fuerte que cualquier realidad no deseada: la imaginación libre de las experiencias negativas. Ésta está unida a la sabiduría de la inocencia, la de nuestro niño interior, por eso nuestra conciencia ha depositado nuestros sueños en él.

       En estos momentos tenemos dos caminos al poder del futuro: el que conduce a la presunta "seguridad" de lo conocido o el que nos eleva a las cumbres de nuestros sueños, desde las cuales podemos divisar el futuro de una nueva humanidad que aprende a vivir desde el corazón.

       Querido lector, ¿cuál de los dos caminos prefieres ...? ¿Qué tipo de humanidad deseas que sostengan las manos de tu imaginación ...? Si te decantas por andar el de tus sueños te propongo un primer paso que cambie tu estado de ánimo: sonríe, sonríe ... deja que la luz de tu sonrisa disipe tus dudas, siente el poder del futuro que desde tu corazón tira de ti ..."



 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada