NACER A TI MISMO


      Imagínate dentro de una cárcel pensando en cómo escapar, dándole vueltas a la cabeza, temiendo no encontrar la salida ... buscando soluciones desde la desesperación, dándote golpes de cabeza contra los impenetrables muros ... ¿sientes esta sensación como familiar ...?



      Sigamos imaginando ... ahora exausto de cansancio, de luchar contra lo imposible ... te dejas caer sobre el suelo ... De repente, aparece un pájaro en la ventana, se sitúa entre los barrotes, su pequeño tamaño se lo permite, de forma súbita empieza a cantar con tal fuerza que parece que su garganta vaya a explotar. ¿Te preguntas de dónde le viene tal vitalidad?  Pero ... en vez de una respuesta lógica obtienes una sensación ... una sensación de poder, de poder sin límites .... sientes que tu ser se expande más allá de tu cuerpo físico, inunda toda la celda, absorve, convierte en su propio cuerpo los muros que te encerraban, y se sigue expandiendo  hacia fuera,,, sientes que eres el mismo aire, el bosque que circunda a la cárcel, el cielo, las estrellas ...  no hay límite a lo que eres ... tan solo hay algo que parece aún no formar parte de ti: el pájaro. Lo miras, le sonríes y reconoces en él la magia de tu propio corazón, automáticamente la prisión se desvanece, quedando donde estaba la ventana el pájaro, que agitando sus alas y manteniéndose en vilo te mira en silencio ... ahora ya no necesita cantarte, pues has recuperado tu propio canto, ya no hay prisiones que puedan encerrarte, ya no hay excusas para vivir prisionero ... ha roto tus cadenas el único ser que podía hacerlo: tú mismo. ¡Felicidades! 

  



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada