EL HORIZONTE: DE PLANETAS A ESTRELLAS

                         
    Hemos sido educados como planetas que orbitan las creencias de nuestras culturas  y de nuestras familias. Ahora, podemos apuntar a un nuevo horizonte y descubrirnos como astros con luz propia...



                                             EDUCAR EMPODERANDO

          Educar empoderando  es mirar a nuestros hijos y alumnos desde nuestro corazón, más allá de nuestras expectativas,  mostrarles la vida como un universo de potenciales a explorar, hacerles sentir como estrellas únicas en el firmamento de la humanidad y descubrirles la felicidad de dar su luz.




       
                            DANDO A LUZ UNA NUEVA MIRADA

      "Había nacido un nuevo maestro, quien había aprendido a mirar desde el corazón a sus alumnos; desde esa nueva posición, no veía defectos en ellos, sino un universo de dones esperando ver la luz"

                        Del libro "Veintitrés maestros, de corazón"

         En la foto una escena de la película-documental "Entre maestros" basada en el libro



       
     

                                                   EDUCAR SIN LÍMITES 




 Cuando ves la luz del otro estás en tu sabiduría; para el maestro que lo consigue todo es posible ... 

    En la foto una escena de la película "Precious": El rostro de la maestra se deja iluminar por la luz de su alumna haciendo de espejo para ella.




     
                                              LA MIRADA FÉRTIL

     Cuando alumno y maestro se miran como astros con luz propia la música de sus corazones libera sus sabidurías … y el encuentro se torna fecundo e inolvidable para ambos.

           En la foto una escena de la película-documental "Entre maestros"
     

               
           

                                AL RESCATE DE NUESTROS SUEÑOS ...

    "Bajo los escombros de nuestra inocencia derribada... esperan nuestros sueños deseando ser rescatados, escondiendo el gran tesoro de poder reconocernos íntegramente en ellos"

(En la foto una escena de la maravillosa película "Campo de sueños")





          


                    EL SABOR DE LOS SUEÑOS, NUESTRA GUÍA HACIA ELLOS

El paladar de la sabiduría nos dirá en nuestro caminar que frutos comer para llegar al destino soñado








                                    EL TESORO DE LAS DIFERENCIAS

      Las diferencias nos enriquecen permitiendo la creación de relaciones entre distintos y ayudándonos, así, a descubrir los dones que nos convierten en seres únicos.
       
                       
                                             
            
SINTIENDO EL TESORO



    Todo ser humano trae un tesoro a la vida. Los padres tienen el privilegio de acompañar a sus hijos en el camino que les lleve a su descubrimiento. Para poder ayudarles en este andar deben aprender a escucharles desde el corazón, porque es en él donde precisamente habita el tesoro que vienen a entregar.
          

   
     
    
                           LA SABIDURÍA, UN DERECHO HUMANO

    La sabiduría nos pertenece a todos. Cualquier persona puede acceder a ella y mostrarla en su propia vida, sin necesidad de tomarla prestada de otros. Para lograr esto debe abrirse al sentir e ir más allá de sus creencias, descubriendo la vida a través de la sonrisa de su corazón.
   Algún día aprender a conectar con nuestra sabiduría se considerará un derecho humano, tal como lo es ahora aprender a leer y a escribir.

            
 
   

                             HACIA UN EGO EMPODERADO

    La sabiduría del ego consiste en construir creencias que sean transparentes a la luz del corazón y ,así, poder nutrirse de ella y no de las creencias limitantes en las que hemos sido educados. Un ego alimentado con esta luz es un ego empoderado, en el que ya no decide el miedo y en el que además brillan los tres dones del corazón: sensibilidad, poder y sabiduría.         
                       
                        

  
LA HUMILDAD COMO TIERRA FÉRTIL

  La humildad sin victimismos es aquella que no se ejerce para manipular al otro o para desvalorizarse uno a sí mismo. Es una forma de relacionarse con los demás, en la que uno se transforma en tierra fértil -humus- para que el otro pueda en ella reconocerse sintiendo su propia luz.
  
     


LIBERANDO LA ALEGRÍA DE NUESTROS ALUMNOS
 
      El maestro de corazón ayuda a su alumno a salir de los personajes que le encarcelan y a conectarse con la luz de su propia alegría, y el mundo recibe, en la persona liberada, un nuevo arco iris de creatividad y felicidad.

     En la foto una escena de la película “Todo niño es especial”: donde los demás vieron a un alumno fracasado el maestro, desde la mirada del corazón, supo ir en busca del “tesoro” y ofrecérselo a su dueño, devolviéndole la alegría.

      
        
   
 
  EL SENTIR MÁS ALLÁ DE NUESTRAS NECESIDADES

   Cuando los pensamientos duermen y dos corazones se escuchan la vida recupera su inocencia; en ese instante nada es imposible porque nuestro sentir lo impregna todo, nuestros ojos lo ven todo y el silencio es pura música.
    Si en este estado dejamos despertar a nuestra mente, los pensamientos no nacerán de nuestras necesidades, sino de nuestros anhelos y, en  vez de tropezar con los obstáculos de la dualidad, nos señalarán nuestros dones y la belleza del otro. Cuando los padres aprenden a mirar de esta manera ya no proyectan sus propias necesidades  en sus hijos y  dejan de temer por ellos …   descubren  que vienen con su propia luz.



     
                          
                       EDUCAR ALIMENTANDO LAS ALAS Y LOS PIES

   Un educador ha de saber que su labor más fundamental es la de ayudar a desarrollar las alas de la imaginación y de la creatividad, para que sus hijos o alumnos puedan volar allí a donde su corazón les guíe, teniendo siempre la mayor de las perspectivas.
     También ha de enseñar a caminar sobre la tierra con el corazón abierto, sin herir al niño que deberá seguir dando vida al adulto. Para ello tiene que nutrir con ternura su mirada.


  
         
              DE LA CULTURA CÁRCEL A LA CULTURA NIDO

   Hay dos formas de educar. La primera hace de la cultura propia una casa acabada, sin puerta de salida y con alguna que otra ventana: la persona aprende a vivir desde la seguridad de su “casa-cárcel” La segunda hace de la cultura un nido cuyo fin es darte altura para desde él dejarte caer y descubrir el poder de tus alas; la persona hace de su libertad su seguridad y, desde ella, llena de creaciones felices el mundo.
   En la primera forma se aprende con esfuerzo y se hace de la vida algo a conquistar. En la segunda aprender es gozar del descubrir, y en las escuelas todos los alumnos se convierten en científicos y artistas de la vida. Dos educaciones con dos conceptos  muy distintas del ser humano, en una se le ve como algo a contener y en la otra como algo a liberar …

             
    

 
         EL SER HUMANO, UNA ESTRELLA QUE NINGUNA CULTURA PUEDE OCULTAR

     Por mucho que las culturas vistan al ser humano con trajes que intentan ocultar su grandeza, nunca lograrán que el destello de la estrella que le da vida deje de aflorar en su mirada o en su sonrisa, más allá del drama que habite. Por eso, entregar nuestra luz a los demás nos recuerda quienes realmente somos y nos saca de nuestras creencias limitantes. Algún día la humanidad se identificará con el firmamento que le ha servido durante años para simbolizar sus sueños más atrevidos … entonces encarnarlos será lo más natural del mundo. ¿Te apetece iniciar esta gran aventura …?


  
 

                     NACER A LA PRIMAVERA DE LA CONCIENCIA 

      Toda cultura se configura en la mente de las personas que la habitan en forma de creencias comunes, son las “casas” en las que se piensa. Con ello se logra que los pensamientos y las creaciones apunten en determinadas direcciones, garantizando una entidad propia a la cultura; gracias a este proceso la humanidad ha podio presentarse como un arco iris de colores. Pero esto no ocurre de manera caótica, la Tierra pasa por estaciones de la conciencia, cada una de ellas da los colores con los que se podrán formar los arco iris; hay que tener una fina mirada antropológica más allá de la sociedad en la que se vive, y una perspectiva temporal que traspase la historia “conocida” para poder percatarse de ello.
     Todo parece indicar que la Tierra está experimentando el cambio de “estación”, muchas personas sentimos la llegada de una primavera que cambiará las reglas del juego, los colores. Cada era de la conciencia define lo alcanzable y lo inalcanzable. Desde el “invierno”  que toca a su fin muchas cosas parecen intocables para el ser humano, que se tiene que conformar con mirarlas en la lejanía creyendo que hay que ser verdaderos dioses para alcanzarlas, es como mirar a las estrellas en la noche, uno se pregunta porqué pueda verlas y, sin embargo, a pesar de anhelarlo no es capaz de tocarlas.
     La primavera desvela lo oculto dejando atrás la miopía del invierno, en ella se siente que todo es posible. Ahora, nos está esperando con nuevos conocimientos sobre el universo y sobre todo de nosotros mismos, con una mirada que permite descubrir las alas cósmicas que nos llevarán no sólo a contemplar las estrellas, sino viajar entre ellas.
    Los Nuevos Paradigmas del Conocimiento proporcionan esa mirada, y también las herramientas para escapar de la fuerza de la gravedad de nuestras creencias limitantes y, así, poder despegar de los viejos paradigmas con rumbo a donde nos marque a cada uno nuestro corazón … Es como nacer a una nueva primavera en la que nos esperan maravillosas sorpresas, ¿te apetece asomarte a ella …? Tan solo tienes que imaginar desde el poder de tu corazón … 

    
    
    
 
   
                  RECUPERANDO NUESTRA VARITA MÁGICA

    El espíritu de la magia nos pertenece a todos, vive en nosotros más allá de las creencias y las culturas. Para manifestarlo conscientemente tan sólo hay que aprender a liberar nuestra imaginación de las creencias limitantes … a partir de ahí reconoceremos a nuestro mago interior e iniciaremos el camino que nos lleva de un mundo de necesidades a un mundo en el que poder expresar la abundancia de nuestros sueños.
    La varita mágica siempre ha estado con nosotros; es nuestra imaginación. Lo que ha ocurrido es que la hemos cedido a visiones del mundo y de la vida muy limitadas, la hemos empleado para sentirnos pequeños y necesitados, pudiendo así sentir la compasión por nosotros mismos y por los demás: el mago siempre tiene un propósito.
    Si aprendemos a salir de lo que nos limita y nos situamos en la sabiduría de la inocencia, poco a poco, iremos liberando nuestra imaginación y recordando cómo emplear conscientemente nuestra varita mágica.
 
  
       
    
 EL SER HUMANO, UNA ESTRELLA ESPERANDO SU NOCHE 

   Todo ser humano es una estrella esperando que el sol de sus creencias limitantes- culturales, familiares, espirituales, científicas ... -se ponga bajo su horizonte y ,así, poder brillar como una estrella libre junto a sus hermanas en el firmamento de la humanidad.



   
 
   
DESENTERRAR NUESTRA IMAGINACIÓN PARA RECUPERAR NUESTRA LIBERTAD

   Quedamos atrapados en nuestra realidad cuando nuestra imaginación es más pequeña que la realidad en la que habitamos.
 Nelson Mandela imaginó una realidad diferente, trascendiendo a la lapidaria frase “esto es lo que hay” . Nuestra educación nos hace pensar que estos logros son sólo posibles para personas extraordinarias, lo que indica claramente este hecho es que nuestra enseñanza no es para desvelar lo extraordinario que hay dentro de cada uno, sino para que nos adaptamos a “lo que hay”.
    Pero no tenemos que ser esclavos de lo que nos enseñaron, podemos salir de la prisión que nos encerró en una realidad que lo primero que hizo es sepultar nuestra imaginación, así no podríamos soñar en nuestra libertad.
   La herramienta más poderosa para cambiar el mundo, a uno en que todos podamos sentirnos nosotros mismos, es desenterrar nuestra imaginación. Podemos pensar que no tenemos tiempo, medios … pero en realidad sólo nos hace falta decidirnos como lo hizo Mandela, que consiguió liberar a su imaginación de los barrotes de sus propias creencias limitantes.
   Imaginar se puede hacer en cualquier lugar: en los aseos públicos, en el metro, paseando, bajo la lluvia … hasta en clase cuando no se escucha al profesor. Tan sólo es necesario un requisito para que el imaginar sea auténtico: no debe estar limitado por nuestros miedos, porque entonces sería un pensamiento más de los que nos mantienen atados a nuestra realidad.
   Imaginar se vuelve algo verdaderamente potente cuando lo alimenta un sentir, cuando se convierte en un reflejo de los anhelos de nuestro corazón. Entonces, se nos enciende “el turbo” de nuestra fuerza interior, empezamos a sentir nuestros sueños más grandes que nuestras limitaciones, nos descubrimos más allá de la educación recibida, nos convertimos en creadores libres, en seres humanos empoderados por su propia imaginación … 

      


     
 
       
                              HACIA EL SER HUMANO INDOMABLE

    Dentro de cada ser humano hay un centro más allá de su cultura y de sus creencias personales y que, por lo tanto, está a salvo de cualquier manipulación. Este centro es indestructible, ni los desengaños, ni el odio, ni las depresiones, ni el miedo, ni las enfermedades … pueden hacer mella en él. Nada ni nadie lo puede controlar, es indomable.
   En momentos de paz, sin juicios, sin pensamientos limitantes, podemos llegar a él, entonces nos sentimos indestructibles y más allá de cualquier limitación. ¿Quién no lo ha experimentado alguna vez …? El reto está ahora en conseguir esta conexión a voluntad.
   No tenemos que tener miedo a su gran poder, porque el corazón es también nuestro centro de sensibilidad. Tampoco debemos temer a las decisiones que nos propone, porque en él reside nuestra sabiduría.
   Vivir desde el corazón convierte a la persona en un ser humano indomable, sensible y sabio. Una educación que abra el camino a esta conquista es sin duda la mejor apuesta para llegar a una humanidad feliz. 
    
  La imagen es un fotograma de la película “Corazón indomable”



                
 
   
     EN EL AMANECER DE NUESTRA PROPIA SABIDURÍA … 

      En la noche de la conciencia el búho es el símbolo de la sabiduría porque es capaz de ver en la oscuridad; en esta nocturnidad sólo algunos están preparados para ser lechuzas, pudiendo servir de guía a otros muchos.
    En el amanecer de la conciencia el búho pierde su visión, cegado por la propia luz, ésta, imparable, se prodiga por todo el mundo, llamando a la vida a todas las semillas que esperaban desplegar su potencial.
    La sabiduría, como la sonrisa en el bebé, se vuelve contagiosa, y nos invita a sentirnos más allá de las experiencias en las que, en la profunda oscuridad de la noche, nos encerramos. ¿Qué te parece empezar a jugar con nuestra propia sabiduría, impregnarnos de su esencia … y dejarla escapar con la misma inocencia  y generosidad  con las que los niños nos ofrecen su alegría … sabiendo que es inagotable ? 

      

  
 
  
                       EDUCAR CON LA FUERZA DEL AMANECER

      Ser educador, de corazón, nos pone en contacto con el amanecer de la vida, recordándonos nuestro compromiso con ella. Mostrar a nuestros hijos y alumnos que la vida es algo inacabado, esperando que todos aportemos nuestra parte, es una invitación a que se sientan seres únicos y a que dispongan libremente de su futuro.
     Sentir la educación como un amanecer continuo nos proporciona una fuerza imparable … capaz de vencer cualquier noche …
    Sentir al niño como el maestro que nos enseña que somos más que nuestras creencias y necesidades nos convierte en alumnos de la inocencia.
   Sentir al adolescente como el maestro que nos enseña que nunca debemos atar con nuestras expectativas a nadie nos hace alumnos de la libertad.
   Educar sintiendo todo esto nos ayuda a comprender que nuestra cabeza siempre tiene que estar por debajo del corazón de nuestros hijos y alumnos.


   
 
   
       LA SECUOYA, UN EJEMPLO PARA TODO EDUCADOR

      Mirar una secuoya desde su base es algo inolvidable. Su majestuosidad te hace sentir pequeño, pero su rectitud trepando hacia el infinito te proyecta hacia él y tienes la sensación de que creces y creces … sin límites. Es la misma sensación que tiene un alumno ante un maestro, de corazón …  primero te sientes pequeño ante su sabiduría, pero después comprendes que su grandeza sólo es una invitación a que descubras la tuya.
     Los educadores debemos de aprender de las secuoyas a inspirar la grandeza de corazón en nuestros hijos y alumnos, y como ellas unir la tierra de nuestras circunstancias con el cielo de nuestros sueños, convirtiéndonos así en un ejemplo vivo de ser humano que honra sus raíces sin renunciar a su libertad.



    
 
  
                                        SER SOLES DE LA SONRISA

    Al igual que el canto de los pájaros anuncia el amanecer, nuestra sonrisa puede ser un celebrar la vida que ofrecemos al otro, un nacimiento al instante del encuentro ... Cuando sonreímos nos convertimos en un sol dador de vida, capaz de derretir las más frías situaciones. ¿Qué te parece entregar nuestra luz en el lenguaje universal de la sonrisa ...? 

  
   
   
 
  
   LOS TRES INGREDIENTES PARA EDUCAR EN LIBERTAD

     La libertad sin la guía del corazón se convierte en una lucha de egos que pretenden cubrir sus necesidades, por eso las revoluciones acaban negando su idealismo en la práctica.
     La libertad sin creatividad termina haciéndonos dependientes de quienes la poseen.
     La libertad sin sueños nos ancla en una misma realidad.
     Una educación para la libertad necesita, pues, de estos tres ingredientes: corazón, creatividad y fomentar los sueños en los alumnos. Sin ellos, la enseñanza no puede ser semilla de una nueva humanidad  en la que  todas las personas puedan mostrar su verdadera esencia. 

 En la imagen un fotograma de la espléndida película “Diarios para la libertad”,  basada en un caso real


    
 
   
                                           LAS EMOCIONES ALADAS

     Cuando navegamos el mar de las emociones desde la barca de la mente estamos sometidos a las inclemencias del tiempo: las tempestades pueden hacernos zozobrar, el sol implacable   quemarnos la piel o incluso hacernos perder el juicio, el viento empujarnos hacia donde no queremos ir …  en definitiva, somos víctimas de nuestras propias emociones.
   Por el contrario, cuando tomamos las alas de nuestro corazón podemos volar eligiendo a qué altura deseamos vivir nuestras emociones. Con estas alas desplegadas las miradas son puras, sin juicios. La emociones no nacen ahora de las creencias de la mente, sino del sentir del corazón, por eso el miedo, originado en nuestros pensamientos limitantes, no nos puede alcanzar: son las emociones aladas, cuando las experimentamos nos sentimos ligeros, exentos de la gravedad del mundo dual de nuestras creencias. Vivir de esta manera nos permite elegir el rumbo de nuestros sueños, pues la “altura” a la que se encuentren ya no es un problema.
    ¿Qué te parece ir en busca de tus emociones aladas …? 

   

 

                                        ABRIRNOS A LA VIDA …

 La flor no tiene miedo a abrirse, a desnudarse a la vida, porque reconoce su propia esencia en el proceso. A nosotros ...  ¿qué creencias nos impiden desnudarnos ante la vida ...  entregarla nuestra pasión hecha sueños ...? 

  


 

HACER DE NUESTRA VIDA ALGO EXTRAORDINARIO

      Cuando un ser humano fija su atención en algo, poniendo todo su sentir, se evidencia el gran poder que hay en él y que tantas creencias limitantes tratan de ocultar. Es algo que podemos experimentar  si dejamos las interpretaciones intelectuales aparte.
       Hay multitud de historias documentadas en libros, o contadas en entrevistas de prestigiados medios de comunicación, o narradas por testigos directos que avalan el comportamiento extraordinario de una persona en determinadas circunstancias. Ante estos hechos cabe preguntarse qué es lo que hace que veamos como extraordinario lo acaecido. Si respondemos que es la ruptura de lo normal, lo corriente, nos surge una inquietante pregunta: ¿por qué habitamos vidas corrientes?
       La respuesta puede estar en que hemos sido educados para encontrar en primer lugar la seguridad, quedando en segundo plano el encontrarnos a nosotros mismos. Esto supone una trampa que nos conduce reiteradamente a sentirnos inseguros, justo lo contrario que pretendemos, pues la auténtica seguridad nunca se alcanza huyendo y protegiéndose, sino sintiendo tu propio poder.
      Sentir cómo con la mirada podemos llenar de nuestra presencia cualquier cosa es un primer paso para dejar la búsqueda inacabable de nuestra seguridad y descubrir nuestro propio poder, desde él se nos abre la puerta a una vida verdaderamente extraordinaria.. Es sencillo: no necesitas más que mirar con la fuerza de todo tu sentir. ¿Qué te parece ir practicándolo …? Te puedes llevar grandes sorpresas.

    
  


  
  
                 EL SENTIR COMO FUENTE DE CONOCIMIENTO

      En el paradigma mecanicista y materialista se han aceptado teorías científicas que van contra nuestro propio sentir, esto ha ocurrido porque en su mirada el sentir no se considera en sí mismo una herramienta de conocimiento.
    Desde pequeños hemos recibido el mensaje de desconfiar de nuestro sentir, lo que automáticamente nos ha llevado a separarnos de nuestro centro, de nuestra esencia; substituyéndolo por creencias y teorías científicas. A partir de ahí, se produce la pérdida de nuestra verdadera identidad, confundiéndonos con nuestras creencias de todo tipo, por eso lo que más tememos es que alguien haga peligrar esas creencias. Esta situación es la base de la mayoría de los conflictos humanos, ya que es imposible sentirnos seguros sin apuntar a nuestro verdadero centro.
      Retornar nuestro centro al sentir nos hace pasar de astros que orbitan las creencias a estrellas con luz propia: sentir nos ilumina como seres humanos
     En los Nuevos Paradigmas del Conocimiento la persona busca su esencia y, desde su sentir, decide si habita o no las nuevas teorías científicas. Esa misma esencia, si lo permitimos, se revela en fuente de conocimiento, convirtiéndonos a todos en científicos.
      Lo que sentimos al relacionarnos con otro ser vivo es también un conocimiento, que debe encontrar en nuestra mente unas teorías científicas con la suficiente amplitud de miras como para acogerlo e integrarlo en sus estructura.
     Desde los nuevos paradigmas el método científico se trasciende a si mismo, dando lugar a un espíritu científico del que puede disfrutar cualquier persona que se lo proponga, puesto que ella misma se convierte en una fuente de conocimiento.

   


 


RECUPERAR LA CREATIVIDAD, UNA FORMA DE CONECTAR CON NUESTRA PROPIA ESENCIA

        Todos somos grandes creadores, los sueños que habitamos por las noches lo muestran. Nuestra mente consciente no es la creadora, la información le viene de otras partes nuestras más sutiles, por eso hablamos de inspiración.
    Para que nuestro consciente pueda recibir la creatividad debe poseer una estructura, un sistema de creencias, que lo permitan. La educación que hemos recibido nos ha hecho muy opacos a la luz de nuestra creatividad. Para que nuestra mente se haga transparente a ella necesitamos cambiar nuestras visiones del mundo y de nosotros mismos, por eso reeducarse es un paso obligado para recuperar nuestra creatividad. Sólo desde ella podremos sentirnos los creadores de nuestra propia vida, ya que está hecha de nuestra propia esencia.



    
                             EL CAMINO DEL EDUCADOR ALADO

     Podemos educar a nuestros hijos y alumnos como gusanos que sobreviven gracias a adaptarse a la tierra de las creencias que les transmitimos, o como mariposas capaces de despegar de las creencias en las que hemos sido educados  nosotros mismos, permitiéndoles así volar hacia nuevas tierras del conocimiento por descubrir, crear y disfrutar.
    Un gusano nunca se puede revelar como mariposa si no es capaz de imaginarse, soñarse, volando. Si educamos sólo para pisar la tierra, nuestros niños y adolescentes habitarán un futuro que no habrán creado ellos y tendrán siempre la sensación de no estar en su verdadero hogar.
     No puede haber una educación verdaderamente libre si los sueños de nuestros hijos y alumnos no superan los nuestros. La libertad sin sueños es la de los gusanos, que se mueven sin despegar de su segura tierra.
     No hemos sido educados para ser mariposas, pero eso no significa que no lo podamos alcanzar. En realidad, querido lector, si has llegado hasta estas palabras es porque, sin duda, sientes o al menos intuyes a la mariposa que en potencia hay en ti. Te invito a percibirte  de esos hábitos, que nos atan a la tierra como a gusanos, y a soñar lo que harías como mariposa. Con este contraste tendrás lo imprescindible para iniciar todo camino: un punto de salida y otro de llegada. Este andar no es más que la metamorfosis que te conduce de víctima a sentirte el creador de tu vida. Sólo desde este camino podremos educar a personas auténticamente libres, es el camino del educador alado.

 

 
     
   REALIZAR NUESTROS SUEÑOS NOS HACE SENTIR COMPLETOS

   Mirar al futuro en la dirección de nuestros sueños es llenarlo de abundancia, porque en ellos nos está esperando una parte nuestra que ya ha andado el camino, dejándonos en él todo lo necesario para que no nos falte lo esencial. Por eso, a pesar de las dificultades y dudas, hay siempre una fuerza que nos impulsa hacia delante, hacia la realización de nuestros sueños: es la llamada a sentirnos completos.
     En este andar para el reencuentro tenemos que ir dejando las cargas, que nos impedirían ver los recursos con los que nuestra otra parte ha sembrado el camino. Ir en pos de nuestros sueños es un desnudarse de los estados de necesidad del ego y, así, poder alcanzar la mirada dorada de la abundancia, desde la cual los miedos dejan de ser obstáculos y los problemas se convierten en oportunidades.
  La brújula del camino es nuestro sentir, porque él siempre  sabrá guiar nuestra barca hacia el encuentro con el otro yo , que nos espera con los brazos abiertos para poder compartir las aventuras vividas.
   Ya sabes… si te sientes incompleto, busca a tu otro yo en el horizonte de tus sueños … 

        





    
                                   CREANDO NUESTRA PRIMAVERA


    La vida que se esconde en la profundidad de la tierra nos sorprende vestida de belleza cuando las condiciones le son favorables. Igual ocurre con las grandes ideas que duermen en la oscuridad de nuestro inconsciente esperando su primavera. Si queremos verlas florecer debemos superar el invierno del victimismo, conociendo sus límites, pisando la raya de sus prohibiciones, deslegitimando su máxima “esto es lo que hay”.
    ¿Cómo sabemos si realmente contamos con las semillas de grandes ideas que cambiarían nuestra vida? No podemos buscarlas en la superficie de nuestra tierra mental, es necesario penetrarla con los escaners de nuestra imaginación. Sin este recurso estamos condenados a repetir circunstancias. Por eso, es de vital importancia conquistar un tiempo cada día para dedicarlo a fortalecer nuestra imaginación, sólo con ella superaremos nuestros propios límites.
    Las crisis siempre revelan nuestros límites, ese es su gran tesoro; la imaginación nos hace descubrir nuestras semillas para traspasarlos, ese es su gran poder.
   ¿Qué te parece emplear unos minutos cada día a imaginar más allá de tus límites actuales, a penetrar tu mirada en la tierra fértil de tu creatividad, en ella nadie te puede prohibir nada…? Si lo conviertes en costumbre te sorprenderás un buen día pisando la raya de una de tus prohibiciones, estará comenzando tu primavera …





 ENCUENTROS DESDE EL SENTIR, UN CAMINO HACIA NUESTRA AUTÉNTICA IDENTIDAD

      Has pensado alguna vez por qué el ego tiene tanto miedo a dejarse sentir? La respuesta está en que al sentirse separado de nuestra verdadera esencia necesita crear identidades que la suplan, y empieza a fabricar personajes que se alimentan de las creencias que habita. Cuando logramos, a pesar de todo, sentir desde nuestra esencia, el ego ve en peligro las identidades que ha creado y genera miedo a través de sus creencias para interrumpir la conexión. Por eso, si queremos mantenerla es necesario ir cambiando nuestras creencias limitantes por otras que sean transparentes al sentir de nuestro corazón.
     Para experimentar todo esto te propongo que en tus próximos encuentros con otras personas intentes vivirlos desde el sentir. Podríamos empezar por un abrazo ... ¿Te apetece explorar esto más a fondo....? Si es así te invito a entrar en el siguiente link, prepárate a sentir ...

http://ladanzadelavida12.blogspot.com.es/2010/01/abrazar-el-encuentro.html




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada