EDUCAR AL EGO PARA SER EL EMBAJADOR DE NUESTRO CORAZÓN

  
    Hemos sido educados para desconfiar de nuestro propio ego, es como si nos hubiesen dicho que nuestras manos, esa parte de nuestro cuerpo que expresa nuestra creatividad, son un problema. El ego es la parte de nuestra conciencia que nos permite vivir la experiencia física en la Tierra , es un concentrado, un foco de nuestra propia esencia que desconoce serlo, la educación en la que ha crecido y se ha formado le ha hecho ciego a él mismo y le ha inducido a desconfiar de sus acciones, pensamientos y sentimientos, provocando su falta de coherencia. Esto le ha llevado a ser en muchas ocasiones autodestructivo, conduciéndole incluso a participar en guerras de todo tipo.

Nuestro ego puede ser un medio maravilloso para expresar la creatividad de nuestro corazón, para crear una humanidad de seres que se reconozcan en su propias creaciones, dejando en ellas el perfume de su propia esencia y empleándolas  como regalos de los unos a  los otros.

   Durante generaciones los egos se han sentido solos y desamparados, huérfanos de su propia esencia, injustos con ellos mismos y con los otros egos. Han sido programados en creencias que sustentan la dualidad, la división y el enfrentamiento y, como remate, cegados por los juicios. Todo esto ha provocado que se sintiesen desconectados del corazón, es decir del poder, la sensibilidad y la sabiduría de su propia esencia: han experimentado en todas las culturas el Paradigma de la Desconexión.

      Nuestro ego se merece ser reeducado en un nuevo paradigma que le permita reconocerse como esas "manos" de nuestra conciencia en la Tierra, unas manos que sean las embajadoras de nuestro corazón. Un mundo con unos egos embajadores del corazón es la mejor herencia que podemos dejar a las nuevas generaciones y el mejor regalo que nos podemos dar a nosotros mismos. Querido lector, ¿te animas a recuperar la confianza en tu ego y a reeducarlo para que sea el embajador de esos sentimientos  que nacen en tu corazón y que son los que te definen como ser auténtico …?
   
  



1 comentario:

  1. Leo en este escrito, una intención válida y genuina.
    Sólo observaría una cosa, no condenar el ego no significa que merezca nuestra confianza. Condenarle le hace preponderante al igual que la confianza.
    El ego nunca puede ser de confianza porque no tiene vida y/o sabiduría propia sin una presencia más elevada que lo use literalmente. La sabiduría está más allá del pensamiento, el ego está hecho de pensamiento y es una creación de la mente.
    Yo preguntaría ¿te animas a confiar en el impulso impensado que te mueve y que no sabrías explicar con palabras?. Salud!

    ResponderEliminar