LA DISCUSIÓN COMO FUENTE DE AUTOCONOCIMIENTO


    Tenemos un concepto negativo del discutir a pesar de que es el "deporte" más practicado; tal vez esta mala prensa sea debido a que no sabemos extraer nada positivo de una discusión, este hecho forma parte de nuestro analfabetismo emocional y en general de nuestra ignorancia  sobre  técnicas de autoconocimiento.
Las discusiones no se originan de la nada, no ocurren por cualquier motivo, sino casi siempre por unos determinados temas y con determinadas personas.
     Para extraer conocimiento de una discusión es necesario no juzgar a las personas implicadas, situarse por encima de quien tiene o no razón y estudiar las emociones en juego. Sólo con estos tres parámetros podemos llegar a hacer verdaderas tesis doctorales sobre nuestras discusiones y las de los demás.

No tiene sentido que continuemos discutiendo sin averiguar las causas profundas del hecho. En las discusiones se mueven grandes energías y se liberan partes ocultas de nuestra mente, ocultas muchas veces bajo falsas razones y juicios. Para un buen observador una discusión es una gran oportunidad en la que poder apreciar la desnudez de las personas implicadas, y ya sabemos que la auténtica belleza de un desnudo sólo se puede apreciar desde la inocencia. Eduquemos pues nuestra mirada en esa inocencia para hacer de toda discusión sabiduría

      Querido lector, te recomiendo que tomes una libreta o su equivalente digital y te conviertas en un Sherlock Holmes de las discusiones, te garantizo resultados sorprendentes, podrás aprender muchísimo autoconocimiento sin necesidad de gastarte dinero en libros y talleres sobre el tema. Comienza primero observando las discusiones de los demás, puedes utilizar coloquios televisivos; luego empieza a aplicarlo en tus propias discusiones generando un observador neutral, puedes hacer la operación de apuntar a posteriori, no quedaría muy bien interrumpir la discusión para tomar notas, ¡podría incluso ser la fuente de una nueva discusión!

     Si eres constante podrás aprender muchísimo sobre las cosas que de verdad te molestan, sobre pequeños traumas no detectados, sobre cesiones de tu identidad a creencias, sobre tus emociones ... en fin, sobre ti, algo fundamental si quieres sentirte el creador sabio de tu propia vida.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada